martes, 2 de mayo de 2017

Isla Saona: la belleza en estado puro.

Cuando se cumplen sueños, es como si llenásemos una página más de esa libreta que son nuestros recuerdos. Uno de los míos, era visitar esta isla.


No suelo hacer mis viajes de forma aleatoria, sino que hay todo un trabajo de investigación antes de partir hacia algún lugar. Este viaje, estaba planeado desde hacía algunos años. Por fin, he podido hacerlo posible.


Nuestra base era Punta Cana. Y a través de una empresa de excursiones, muy bien recomendada por cierto, pasamos un día inolvidable en isla Saona.



Montamos en lanchas rápidas partiendo desde el río Chavón, una forma muy divertida de viajar por el mar. Yo, que soy muy miedica, disfruté como una enana de este trayecto. La primera parada fue en la piscina natural, un rincón el alta mar donde el agua no cubre más de un metro. Aquí nos dieron una clase de baile, amenizada con ron y cocacola. Inolvidable.



Llegamos a la isla propiamente dicha.

Isla Saona tiene una superficie de 110 km cuadrados, siendo una de las mayores de la República Dominicana. Su costa es mayoritariamente de piedras, pero las playas existentes son de una arena blanquísima, y está toda la isla tapizada de preciosas palmeras.




Hay dos asentamientos humanos, de aproximadamente unas 500 personas, que viven fundamentalmente de la pesca. Sus viviendas son muy humildes, no hay internet, pero es que no necesitan nada más: viven en el paraíso.




Nos llevaron a comer a una zona privada, donde nos ofrecieron un almuerzo variado y muy sabroso. Pero lo mejor no fue la comida, sino dónde la tomamos.



Curiosamente toda la excursión estaba formada por personas de habla hispana. Y el guía, Johnny, un tío divertido que nos hizo pasar un día genial.




Partimos hacia el catamarán, que abordamos en alta mar. Y así finalizó un día redondo. Bueno, luego nos esperaba una mariscada en el hotel. pero eso es otra historia.



Espero que os haya gustado. Saona ha dejado un recuerdo imborrable en mi retina.

Mabel.

6 comentarios:

Evita besos y abrazos dijo...

Mabel,
Me encantaría visitar esta isla.
Te voy a contratar como agente de viajes, ja, ja.
¡Que lugar más paradisíaco!
Eva

Mabel Primo dijo...

Jajaja, pues creo que es mi profesión frustrada!!!
Tengo más sueños isleños en la mochila, vamos quemando etapas, poquito a poquito.
Mil besos Eva!!!

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Has conseguido que te odie..... con eso digo todo (menuda maravilla de viaje)
besos

la Rosa dulce dijo...

Qué pasada Mabel, es un viaje maravilloso.
Bss

Mabel Primo dijo...

Mónica, puedes odiarme con toda tranquilidad, ¡yo también te odiaría! ajajjaja
Rosa, es un viaje de descubrimiento continuo y de cambio de costumbres total.
¡Besos a las dos!

Patricia Blanco Budia dijo...

Fantástico viaje!! Me la apunto para un próximo viaje!!! Besitos