jueves, 22 de diciembre de 2016

Atardecer en el Castellet.

No os he contado que en mi pueblo hay un castillo.


Bueno, fue un castillo en su día. Hoy sólo quedan ruinas.




Turís fue baronía. Desde lo alto de una colina, entre las ruinas de lo que fue un castillo de origen mozárabe, se pueden disfrutar de unas preciosas vistas de la villa.


La subida es algo dura. Es un paseo obligado en días de fiesta para los turisanos. El camino es muy bonito, y está acondicionado con bancos para recuperar el aliento cuando pasas un trecho especialmente difícil.




Si alguna vez venís de visita a este rincón cuajado de viñas y campos de naranjos, no podéis dejar de hacer esta excursión. Si tenéis la oportunidad de conversar con alguien del pueblo, podréis comprobar lo orgullosos que estamos aquí de nuestras preciosas ruinas.


No es una gran edificación, pero no podía dejar de mostraros este rinconcito que suelo visitar cuando tengo tiempo de holgazanear un poco. Turís no es sólo el pueblo que da nombre a un barón.. Es un pueblo de gentes del campo orgullosas de su pasado y tierra productora de buenos caldos y excelentes cítricos.

Espero que os haya gustado.

Mabel.


1 comentario:

La Rosa Dulce dijo...

No conozco Turís pero todos los pueblos tienen su encanto.
Gracias por enseñarnos un trocito.
Bss