jueves, 1 de octubre de 2015

Caracol saca los cuernos al sol

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 55mm - f/6.3 - 1/15 seg.-ISO: 100

Creo que hay un antes y un después en como ves la vida pasar a tu alrededor de cuando mirabas como un viandante mas a como miras como un fotógrafo mas. No se si me explico, pasas de ver la vida en general a ver el detalle.



No es que antes no le prestases atención es que simplemente lo veías pasar y ahora lo quieres retener. ¿Os habéis fijado alguna vez en el dibujo del caparazón del caracol?

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 52mm - f/5.6 - 1/60 seg.-ISO: 400

También me llamó la atención la suavidad de su cuerpo, de pequeña jugaba mucho con los caracoles las tardes de verano que llovía, al pasar la tormenta sacaban sus cuernos al sol y nosotras los cogiamos para hacer carreras.

Teníamos una hora cumplida de diversión, eso sí, siempre respetando su vida y no haciéndoles ningún daño. Al terminar de jugar con ellos los dejabamos en el huerto del vecino que era de arboles perales.

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 55mm - f/7.1 - 1/15 seg.-ISO: 100

Y entonces te pasabas otra hora viendo el rastro de "babas" que dejaba en el tronco indicando su camino. Eran otros tiempos en la que casi siempre la diversión dependía unica y exclusivamente de nuestra imaginación. 

Y cuando te cansabas de mirar el caracol podías asomarte a cualquier acequia a ver como era la evolución de un renacuajo. Ahora nuestros hijos tienen que verlo en internet. Y no porque se pulverice para matar mosquitos, porque cuando yo era pequeña ya pasaban las avionetas y pulverizaban en verano para que no hubiesen mosquitos.

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 55mm - f/5.6 - 1/60 seg.-ISO: 400

El motivo es que ya no corre el agua como corria por las acequias, ya que la necesitan para los campos de golf, las tropecientas mil urbanizaciones que han construido, la masificación de hoteles y turistas que piensan que por estar de vacaciones ya se les ha otorgado patente de corso. 

Así que mi hija nunca sabrá que es bañarse en una acequia, pero sin embargo si dispone de piscina olímpica.... a ver para que necesitamos una piscina olimpica.... pero bueno ello da caché a la ciudad.

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 55mm - f/6.3 - 1/15 seg.- ISO: 100

El otro día llovió y había un caracol que saco los cuernos al sol, no hicimos carreras pero vimos con detalle como se movía por la rama de una parra.

Caracol©MonicaMarti
Información: Nikon D3200 - 55mm - f/5.6 - 1/60 seg.-ISO: 400
Espero que os hayan gustado, nos vemos la próxima semana con la B del reto de la A a la Z ¿alguien se anima?

En Flickr tengo más fotos, ven a verlas

10 comentarios:

Noemi TodoCooking dijo...

Tienes toda la razón, no nos paramos a ver con detalle nuestro entorno con el estrés que llevamos a diario. Pero claro, como dices, en cuanto te alzas cámara en mano..todo se ve diferente..y descubres cosas tan preciosas como un simple caracol. Muchas gracias por tan hermosas y delicadas fotografías Mónica! UN besote

Evita besos y abrazos dijo...

Hola Mónica,
Yo también echo de menos las acequias, el campo en general, las horas muertas mirando la vida pasar, pero no por aburrimiento, mirando con interés y escudriñando la naturaleza rural.
Yo en cambio si he aplastado caracoles, roto patas de saltamontes y alguna que otra calamidad por la curiosidad de la edad.
Ahora ciertamente con la cámara estoy volviendo a contemplar las cosas con esa calma de entonces.(ahora ya no rompo las patas de los bichos)
Gracias por tus recuerdos, que evocan los míos.
Besos y abrazos.

La Rosa Dulce dijo...

Cuando era pequeña, mi animal favorito era el caracol, me trae recuerdos muy entrañables.

Sefa Gencal dijo...

Merhabalar, paylaşımınız ve ziyaretiniz için teşekkürler.

Saygılar.

Mabel dijo...

Yo nunca me bañé en una acequia, pero si en las muchas balsas de riego que habían por el chalet de mi abuela. Y caracoles, de pequeña los chupaba como si fueran cabezas de gamba!!! Qué recuerdos. Por mi zona aún se puede disfrutar de todo lo que comentas (creo), pero reducido a su mínima expresión. Viva la vida sencilla, internet los deja tontos.
Que caracol más coqueto, deseando estoy a ver si los reyes me traen (por fin) la reflex.
Besos Mónica.

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Gracias a ti Noemí por pasarte a verlas, un beso cielo

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Eva me acabo de acordar de las siestas de verano debajo del sauce llorón de la alquería de la vecina... si no hacías siesta no se jugaba, era como las tres horas de digestión antes de bañarte. jajajajajaja

besitos

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Lo bueno del caracol es que su temple te deja observarlo con sosiego y calma jajajajaja Besitos

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Bienvenida Sefa y gracias a ti, Un abrazo

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Mabel seguro que te la traen que eres muy buena, me alegra que aunque sea a nivel mas pequeño aun se pueda disfrutar de esos momentos sencillos y saludables. Besitos