jueves, 24 de septiembre de 2015

Tres propuestas paisajísticas para el puente de diciembre.

Qué bien nos vienen unos días de descanso. El puente de octubre ya se nos ha echado encima, pero para el puente de diciembre aún estamos a tiempo de preparar una escapadita.

A mí, antes de irme a vivir al pueblo, nada me hacía más feliz que irme unos días a una casita rural, lo más alejada posible del asfalto y, sobre todo, que estuviese rodeada de naturaleza. Era, aún sin saberlo, una fotógrafa paisajística en ciernes. 

Hoy os enseño tres escapadas preciosas para los amantes de los paisajes intensos. Cada una de ellas con un encanto diferente y, sobre todo, perfectas para hacer en otoño, cuando los bosques nos ofrecen su colorido más intenso. 

La primera nos llevará a Ávila. Visitaremos el Castañar del Tiemblo. Todo un espectáculo en esta época del año, cuando los castaños se tiñen de color amarillo dorado. No tengo fotos de cuando estuve, ya que hace muchos años y he traspapelado el material, pero os dejo ésta de la página www.turismodeavila.com.


Se trata de un bosque de fácil acceso, y la ruta senderística del Castañar nos lleva a un recorrido circular, de unos 4'5 km, sin apenas desnivel. Durante el recorrido encontraremos el refugio (en la foto), un ejemplar denominado el Abuelo, de unos 500 años de antigüedad, y una serie de cancelas y árboles dorados que te transportarán a un cuento de hadas. 

Hay infinidad de alojamientos por la zona, pero yo me alojé en un poblado de mediados del XIX, restaurado con mimo y en el que te sentías en pleno Hobbiton. Ajustadísimo de precio e ideal para ir con niños, más información aquí: Casas Rurales Valle de Iruelas.

La segunda propuesta nos lleva a Navarra. A un pueblo perdido en el pirineo, precioso y poco conocido. Aquí llevé a mi hermana y a mi sobrina un verano de vacaciones, naturaleza en estado puro.



El pueblo en sí es todo una postal. Además en las cercanías podemos encontrar la villa de Ochagavía, que presume de ser el pueblo con más encanto de Navarra (aunque a mi me gustó más Etxalar), el Señorío de Beritz y las llamadas Cinco Villas de la Vega de Bidasoa, con paisajes que quitan el hipo. Además podemos visitar, ya que pillan bastante cerca, las cuevas de Zurragamurdi, donde se rodó la peli Las Brujas de Zurragamurdi, de Alex de la Iglesia. Espectaculares, en ellas es fácil imaginarse a las brujas en pleno aquelarre. 


Y aquí, para los amantes de lo recóndito, os propongo la casa donde yo me alojé. Es difícil encontrar plaza ya que son sólo dos casas, pero están a 6 km del pueblo, rodeadas de naturaleza y desde las cuales, si tiras una piedra, seguro que cae en territorio francés: Casa rural Bagoleko Borda.



Más info aquí: Bagoleko Borda.

Y la tercera, pero no por ello menos bonita, nos lleva a Zaragoza, al Monasterio de Piedra.  El recorrido por el monasterio es precioso, didáctico y entretenido. Pero lo mejor de la visita es el río Piedra y cómo ha tallado el paisaje a su paso. El paseo es todo un espectáculo de juegos de agua.



Esta fue la primera escapada que hice con mi marido, tengo un grato recuerdo de este viaje. Sobre todo porque nos alojamos en una casa rural, que no sé si debería clasificarse como tal. El dueño es un coleccionista de cosas, de toda clase de objetos. No nos dejó indiferentes y no os dejaría tampoco a vosotros. Un espacio digno de rodarse una peli de suspense.



Toda la info la tenéis aquí: Casa Rural Las Encantadas.

Espero que os sirvan de inspiración, son rutas perfectas para hacer en otoño e ideales para pasar un fin de semana largo, excepto quizás la de Navarra que según de dónde procedamos puede que necesite, al menos, cuatro días.

Nos vemos.

Mabel.

9 comentarios:

La Rosa Dulce dijo...

Qué bonito post Mabel, me ha gustado mucho.
De las tres rutas, la del Navarra la he hecho y creo que en el mismo pueblo, pero me gustaría conocer las otras dos.
Bss

Mabel dijo...

Y yo que pensaba que era un pueblo desconocido!!! La de Ávila es adorable, y la del Minasteri de Piedra muy cercana.
Me alegro de que te haya gustado!
Besos!

Evita besos y abrazos dijo...

Joorl, yo quiero ir todos esos sitios y quiero ir ¡YA!

Me dan ganas de coger el trípode y la cámara e ir corriendo, de verdad, el mar es precioso pero necesito nuevos paisajes, y los tres destinos me parecen perfectos.
¡Mabel, que interesate!
Besos y abrazos.

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Ostras!!!! como me gusta el sitio!! Eva me iba contigo a hacer fotos, sería un buen puente :D

Un post genial Mabel, me ha encantado!!!

Mabel dijo...

Gracias Eva!!! La verdad es que dentro de nuestras fronteras tenemos rincones maravillosos.
Besos!!!

Mabel dijo...

Gracias Mónica!!! Pues tengo más propuestas en la recámara. Iré desgranandolas cuando pueda.
Besos!!!

Pilar Calleja dijo...

Preciosos parajes. Realmente con mucho encanto en cualquier época del año. Muy buenas fotografías. Gracias por compartir.

Noemi TodoCooking dijo...

Qué preciosidad de paisajes y de viaje! Deseando estoy de conocer todos estos rinconcitos tan mágicos y llenos de calma! En cuanto pueda hago las maletas!! jeje Felicidades Mabel! Un beso

Mabel dijo...

Gracias Noemí, esto era cuando tenía tiempo para viajar... Jejeje ahora voy de ocupa a dónde puedo, que tampoco esta mal. La verdad es que sí son sitios bonitos y estoy encantada de compartirlos con vosotras.
Un beso.