lunes, 6 de abril de 2015

Procesión del Cristo de la Santísima Sangre

Esta Semana Santa mi hermana me ha invitado a compartir con ella la oportunidad de fotografiar el Cristo de la Santísima Sangre.



Yo de este Cristo lo único que sé es que en Dénia es fiesta, la fiesta grande, La Santísima Sangre que es la patrona de Dénia. Es la semana “Dels Bous a la Mar” y que esta festividad se celebra el segundo miércoles de julio después de San Pedro y Pablo, conclusión: no es laboral.
Es evidente que carezco de conocimiento sobre la Semana Santa, Resurrección, Pascua o sobre la religión en sí, por lo tanto, quiero dejar claro que este reportaje lo presento desde mi desconocimiento total, y desde el punto de vista de una persona externa a la fe cristiana, desconocedora de sus usos y costumbres. (Tanto es así que yo pensaba que La Santísima Sangre era una virgen y resulta que era la Sangre de Cristo ¡madre mía!)


Como ya he dicho mi hermana: Merche Valdés, me ha invitado a acompañarla en este seguimiento a la Cofradía de la Santísima Sangre, ya que se ocupa de hacer el “Llibre de la Santissima Sang”. Ella con su cámara haciendo las fotos para el libro y yo por libre haciéndole compañía.


Este año el Cristo tiene más notoriedad ya que la talla realizada con madera de ciprés ha sido restaurada; tras 400 años de toqueteos, besos, polvo y fervor, la talla ha regresado brillante, lustrosa, incluso dicen que se ven lágrimas que antes el polvo no dejaba ver.

Este reportaje lo he hecho en dos partes:
La primera parte ha sido en la Iglesia de la Asunción, es la iglesia que está al lado del ayuntamiento de Dénia. Teníamos que estar allí a partir de las 12:30, tras la misa, y allí estábamos las dos hermanas cámara en mano.



Entre foto y foto iba pasando gente, devotos del Cristo, mayormente mujeres, de 50 para arriba, todas tocando los pies ensangrentados del Cristo o besándolos directamente. Me abstuve de tomar fotos a ninguna de ellas por ser un momento demasiado íntimo. No sabía que hubiese tanta devoción.

En esta foto se puede ver al Cristo bajo la atenta mirada de la Virgen de los Dolores.



Manto de terciopelo bordado en oro.







Una vez terminada esta sesión quedamos para la siguiente.

A las 21:00 en el Convento de las Agustinas, que todo lo que sé de ellas es que es un convento de clausura, que te atienden desde detrás de una reja, que no salen mucho y que si quieres que no llueva en tu boda pues les llevas muchos huevos y ellas rezan para que ese días sea soleado. También tengo entendido que cosen y bordan el ajuar de las novias, pero todo esto pueden ser "leyendas urbanas".

En fin, por primera vez entro en este convento que está en la calle peatonal, en el casco antiguo, donde se puede encontrar el mayor número de bares y restaurantes por metro cuadrado de toda la ciudad.
Una vez dentro de la iglesia no se oye el bullicio de la calle y eso que esta Semana Santa nos acompaña un mercado de productos artesanales.

El motivo de estar en el convento esperando es que el Cristo y la Virgen vienen “procesionando” desde la Asunción, ya que el Cristo se quedará custodiado por las hermanas hasta la próxima ocasión.
Tras la espera y comprobar que poco a poco se iba llenado la iglesia, empezamos a oir la marcha de la procesión, ahí mi ánimo era el de salir y fotografiar a los músicos y sus tambores… pero no estábamos para eso.

De repente se para la música… reina el silencio y… la 1ª en entrar, La Virgen, El Cristo tras ella y seguidamente todas las Mayoralesas y Mayorales.



Se sitúan todas ellas tras el altar y los mayorales trasladan al Cristo colocándolo sobre el mesa, donde la Camarera se ocupa de preparar la mortaja, con ayuda de las otras mayoralesas, lo cubren muy bien.

Camarera





Y una vez más los mayorales toman al Cristo y lo trasladan a una urna de cristal que hay en la parte superior del retablo. Allí pues se quedará esperando a que vuelvan a por él para la siguiente procesión.

Colocandolo en la urna de cristal.


Al final el cura dio un corto sermón explicando que cuando murió Jesucristo las mujeres fueron a embalsamarlo, pero cuando llegaron él ya no estaba “Cristo había resucitado” y nunca pudieron hacer la labor que estas mujeres habían recreado en este momento.

Tras el sermón se cantó algo (que todo el mundo sabía menos yo) después la gente feliz y llena de devoción se fue a su casa, excepto las monjas que habían sido testigo de excepción desde su atalaya enrejada.



Gracias a Jaime Carrió que no puso ningún impedimento a mi presencia.




Evita Besos y Abrazos.

6 comentarios:

Mónica - Saboreando las estrellas dijo...

Me encantan todas las fotos pero especialmente la ventana enrejada

Un reportaje estupendo Eva

Besetes

Evita besos y abrazos dijo...

Gracias Monica,
Parece que hay fervor y devoción en todas partes. La Semana Santa llega a todos los rincones.
Besos y abrazos

Nuria Alonso dijo...

Vivo en Dénia, y desde hace años, cuando vi a la Santisima Sangre me enamoró.
Tanto es asi que procuro no faltar los segundos sábados de cada mes a la misa que se celebra en el convento de las Agustinas en su honor.
Me encantaria tener un ejemplar de ese libro. Ya me iré informando.
A Merche la conozco de vista. Estuve viendo fotos suyas en una exposición que hizo y me encantan.
Un saludo.

Nuria Alonso dijo...

Un pequeño apunte por si a alguien le pueda interesar.
Como bien dices la Santisima Sangre es la Patrona de Dénia que se celebra el segundo miercoles de Julio. Comentar también que el Patrón es San Roque que se celebra el 16 de Agosto.

Nuria Alonso dijo...

Perdón, esto empieza a ser un monólogo jajaja.
Me he equivocado al decir que las misas en el convento son los segundos sabados de mes. Son los miércoles!

Evita besos y abrazos dijo...

Hola Nuria,
Muchas gracias por la información que has aportado.
En San Roc ya haré otra sesión de fotos con Moros y cristianos, una fiesta con procesiones de estilo diferente.
Besos y abrazos